Entre 500 recolectores, el #499 me tocó a mi” Arturo Turuy

 

 

A diario, más de 500  recolectores de basura dan servicio a la Ciudad de Guatemala, recogen en distintas áreas y llegan al Relleno Sanitario depositando aproximadamente 3 mil toneladas de basura, que son recogidos por los camiones que transitan en toda la capital según un informe de la Municipalidad de Guatemala del año 2016.

Hay dos tipos de camiones los que son de descarga manual y de volteo; los manuales tardan aproximadamente hora y media para depositar el contenido en el relleno sanitario; el #499 es un camión entre varios de los encargados en almacenar los residuos en las áreas de las colonias de zona 7.

Arturo Turuy, es el dueño del camión #499 más antiguo circula por esas áreas, presta servicio desde 1978, poco después del terremoto del 76′ es jovial, mantiene una buena actitud y la mayor parte del tiempo sonríe escondiendo los pocos dientes que le quedan.  Él tiene más de 50 años en este trabajo para él es tan cotidiano estar entre cucarachas, moscas y tierra húmeda que dejan los desechos y está acostumbrado al olor fétido.

“El camión está bien viejo como yo, pero seguimos trabajando” Arturo Turuy

Su papá inició en este oficio y ha mantenido la ruta desde 1950, los vecinos de antaño cuentan que Arturo venía junto a su papá encima de una mulita con la que realizaban las labores antes del terremoto.

Desechos orgánicos (cáscaras, papel higiénico, tierra, fetos humanos, perros muertos, cabezas, hasta una gran culebra es lo que el #499 ha visto y llevado encima desde 1976 añade Turuy. Trabaja junto a 3 acompañantes quienes a diario se reúnen de madrugada en la Colonia Quinta Samayoa para subirse al camión y prepararse para la aventura cotidiana.

“Nosotros también reciclamos, pero no todo” Arturo y sus compañeros separan los desechos: las botellas de plástico y las latas pero no todas por una razón: “Quienes están allá (relleno sanitario)  uno los debe tener contentos y llevarles algo para que trabajen, cuando llegan los camiones se pelean porque ellos tienen a sus preferidos” agregó Turuy; el secreto está en dejarles trabajo porque de lo contrario les perjudica, se hacen mala fama y se encuentran en riesgo de asaltos, amenazas y extorsiones.

Su trabajo es digno de respeto y admiración, semanalmente te reciben con una sonrisa y están dispuestos a llevarse todo lo que tú ya no quieres.

¡Se agradecido y muéstrales respeto y admiración!