9 Reglas Estrictas que sigue Taylor Swift cuando está de gira

Las selfies sexys están prohibidas, ya que generan demasiada polémica y cualquier comentario dañino puede generarle mucho stress, haciendo peligrar su estabilidad emocional en su gira.
Taylor Swift obliga a los fanáticos a “sumar puntos” comprando sus discos y merchandising, para que sean los primeros en comprar tickets para sus conciertos. 
Esta estrategia para “evitar a los revendedores” ha sido criticada por los fanáticos que tienen que comprar cosas de la cantante, para poder ir a sus conciertos.
Taylor se declaró adicta al café, y su producción se pudo dar cuenta, cuando en su Tour 1989, tuvo que ser hospitalizada unas horas, debido a que había consumido demasiado café y estaba con taquicardia y manos temblorosas.
Taylor Swift es conocida por ser amiga de muchos famosos e invitarlos a sus conciertos. Es por eso que si vas a uno, no sería nada raro que veas también ha famosos como Gigi Hadid o Cara Delevingne.
Taylor Swift se gasta miles de dólares cada gira, en micrófonos personalizados que usualmente combinan con sus atuendos y reflejan su estado de ánimo. La cantante ha confesado que usa al menos 6 micrófonos nuevos en cada gira.
Los conciertos de Taylor Swift a menudo tienen un espacio especial, para que todos los fanáticos que hayan comprado un ticket exclusivo, la puedan conocer. Taylor es famosa por ser bastante accesible con sus fans.
Taylor prefiere relajarse en su cuarto de hotel, en vez de salir de fiesta después de cada presentación. Taylor es muy estricta con esta regla, llegando a prohibir que la molesten bajo ninguna circunstancia una vez que haya llegado a su hotel.
Taylor contrata a sus bailarines a tiempo completo, ya que les prohibe salir de fiesta, porque a la mañana siguiente los ensayos son realmente intensos.
Cuando Taylor está en gira por Estados Unidos, siempre tiene un boleto de vuelta para su casa, debido a que sus gatos son muy importantes en su vida y no puede pasar más de 3 días sin verlos.

Comments