Que lo que no tienes se convierta en la energía que necesitas para salir adelante

Se agradecido con las cosas buenas que tienes alrededor, aprovéchalo y no desestimes tu propio potencial por la ausencia de algo que no tengas

Llega un momento en la vida donde te das cuenta que empiezas a pensar por ti mismo, ya no te interesa tanto la aprobación de tu círculo cercano y lo que sientes cada vez se vuelve más genuino.

. Lo que no tienes es la motivación que necesitas para empezar.

No es que estés envejeciendo, al contrario tu cerebro está madurando, te das cuenta que lo único que más quieres hacer es complacerte a ti mismo, porque no hay otra persona más que a ti mismo a quien le interese complacer tus propios deseos.

Es el momento adecuado de pensar en qué quieres en la vida, sin importar el qué dirán o cómo lo asimilarán, aprovecha el potencial que tu entorno ecológico te permite, dejar fluir lo que sientes y piensa que lo más importante, es hacer las cosas por tu propia cuenta.

De nada sirve tenerlo todo, porque no habría algún detonante que ayude a motivarte. No es necesario un golpe de suerte para crecer, sino la ausencia de algo que te enseñe a valorar y luchar por lo que quieres.

No importa que es lo que quieras alcanzar, solo debes considerar que tu deseo debe ser bueno y para definir lo que es bueno, lo que necesitas es conocer los límites de tu propia libertad que no dañe o perjudique a quien tengas a tu alrededor.

Hoy que estás joven o aparentemente joven, con ganas de alcanzar tus sueños, aprovecha esa energía, nadie dijo que todo es fácil, perfecto o color rosa para alcanzarlo pero eres tú el único dueño de tu propio destino.

Se distinto, se agradecido con las cosas buenas que tienes alrededor, aprovéchalo y no desestimes tu propio potencial por la ausencia de algo que no tengas. Lo que no tienes es la motivación que necesitas para empezar.