Un viaje a través de la música

The keys of a piano photographed Feb. 16, 2015 by Summer Galyan / for Angie's List

Por: Gildaneliz Barrientos

Es sabido por todos que la música sana, alimenta y alegra el alma. Eso es algo que el movimiento VIAJE tiene muy claro ya que a través de la música buscan generar efectos positivos en las personas.

¿Qué es VIAJE?

Viaje es un movimiento que lleva fe, esperanza, alegría, amor y empoderamiento a los guatemaltecos, abriendo espacios para la reunión, creación y libre expresión. Facilitamos a los guatemaltecos experimentar las emociones de acercarse y descubrir un piano por primera y quizás única vez en su vida.

¿Por qué y para qué surge este movimiento?

Guatemala es uno de los países más violentos del mundo debido al narcotráfico, la corrupción y las grandes diferencias económicas de sus pobladores. Motivo por el cual muchos guatemaltecos viven con temor. En ese mismo país surge el movimiento VIAJE, cuya gestora es Denise Menes, pianista guatemalteca egresada de Juilliard, una de las más importantes instituciones educativas musicales del mundo.

Hace aproximadamente un año nace en ella la necesidad de dejar un legado y generar un cambio positivo en su país a través de darle acceso a un piano a la mayoría de la población de Guatemala, puesto que el espacio de reunión que se genera espontáneamente alrededor del piano es lo que permite llevar sentimientos positivos y empoderamiento a los guatemaltecos, abriendo así una ventana a la libertad y no al miedo.

¿Por qué un piano?

Por ser el instrumento más elitista. Éstos se encuentran siempre en teatros, hoteles de lujo y casas privadas. La mayoría de ellos, además de su aspecto intimidante, tienen un rótulo encima que dice NO TOCAR. Lo primero que hicieron fue quitarle el aspecto intimidante al piano personal de Denise. Para lograrlo se solicitó a la artista plásticaAngela Rosal que eliminara su elegancia y lujo pintándolo de una manera alegre y amigable.

Luego pensaron: ¿Qué pasaría si dejáramos un piano en un espacio público al acceso de la comunidad? La primera respuesta que vino a la mente fue: se lo van a robar. Seis meses después Viaje deja de ser un proyecto en construcción y se hace realidad. Para demostrar la confianza en las comunidades deciden no creer en el paradigma y colocan el piano durante dos días con sus noches en el parque de una de las cabeceras departamentales con mayor diversidad del país. Se eligió Sololá debido a su pluriculturalidad, ya que de lograrlo acá podrían lograrlo en cada uno de los departamentos del país.

¿Cuál fue el resultado?

El piano espontáneamente y sin ningún tipo de rótulo o sugerencia generó un espacio de reunión, creación y libre expresión sin sufrir ningún tipo de daño. Personas de todas las edades se acercaron al piano a descubrirlo sin miedo, sin importarles si sabían o no sabían tocarlo. Alrededor del piano se generaron muchas historias, incluso un adolescente compuso una pieza titulada el piano viajero, la grabó con su celular y la hizo llegar a los organizadores.

Cabe destacar que en dos días el piano tuvo un impacto positivo en aproximadamente 5,000 personas. Es así como se logra demostrar que uno de los países más violentos del mundo es capaz de mostrar una cara completamente diferente si tan solo se le da la oportunidad.

La primera fase del movimiento Viaje busca llevar el piano a todas las cabeceras departamentales del país. La segunda fase es aún más ambiciosa e impactante, pues quieren empoderar a un grupo de personas de cada cabecera para que compartiendo su visión sean ellos quienes lo lleven a cada uno de los municipios de su cabecera, y con ello ¡Pretenden cubrir los trescientos cuarenta municipios de nuestro país!